Watchmen/ Filosofía Dominguera

Continuación de la reseña/ clase de filosofía que escribió mi amigo José Manuel Arias Palomo sobre el film/novela gráfica Watchmen.  disfruten el próximo domingo de la continuación de éste escrito y el viernes del cuento de la semana escrito por su servidor Manaure “Chicho” Peñalver.

EL MUNDO

Existe una percepción social de la autoridad, especialmente en un contexto de EEUU paralelo que se puede resumir en la frase «¿quién vigila a los vigilantes?». Los aventureros de Watchmen, antes de la aprobación de la ley de Keene, son los representantes de la institución de los superhéroes. En un principio, su autoridad es respetada, aunque finalmente es puesta en duda, inclusive por ellos mismos y desaparecen en el anonimato.

En este mundo el antiguo jefe del Dr. Manhattan declaró que «Dios existe y es americano» y lo dice con temor, demasiado poder hace que los adversarios se armen aun mas, se ha roto el equilibrio del terror y todos cada ves estamos mas cerca del fin.

No existe respeto por el pasado. Uno de los pocos  Héroes buenos que queda trabaja en un taller de modelos obsoletos, como fueron sus ideales en algún momento. Pero este universo no es lo principal de esta reseña.

LOS PERSONAJES.

Cada uno de los aventureros parece adoptar una postura diferente ante este conflicto.

Rorschach: es un seguidor radical de la doctrina absolutista: cree que todos los criminales deben ser castigados por sus delitos y no vacila en recurrir a métodos extremos para lograrlo (por ejemplo, asesina a un violador múltiple). También niega toda influencia a la cultura o al contexto en sus actos. Muestra de ello es el mantra que pronuncia varias veces a lo largo del libro: «Ni siquiera delante del Armagedón. Nunca me rendiré». Veidt expresa lo siguiente sobre Rorschach : «Creo que es un hombre de gran integridad, pero ve el mundo en blanco y negro, en términos maniqueos». Tiene un expreso disgusto hacia los homosexuales y hacia la figura femenina lo que implica que él mismo podría tener cuestiones sexuales sin resolver que canaliza por medio de una moralidad extrema. Por eso el mundo donde vive Rorschach es dibujado decadente y lleno prostitutas, ese es el mundo que él se ha creado.

Este personaje nunca compartió con El Comediante, pero en secreto lo admira.  En sintonía con este punto de vista, en la novela Rorschach incluso llega a calificar de “lapsos morales de un hombre que murió por su patria” al intento de violación del Comediante a Miss Júpiter, sin embargo no deja de tener razón pues el heroísmo de estos personajes muy humanos no reside en los defectos o en la falta de “perfección moral” de una persona, sino en la capacidad de la misma para enfrentarse a estas dificultades, atacar a los héroes por sus puntos débiles es el comportamiento propio de aquellos que buscan consuelo en lo convencional (de los «criados», de acuerdo con la frase «ningún hombre es un héroe para su criado»).

Rorschach es el único que a la hora de la verdad se muestra integro ante la verdad verdadera y por ello deberá morir, este sucio Superhéroe, terriblemente dañado en su infancia no te teme a la muerte, pareciera que la anhela y a pesar o gracias a su maniqueísmo, la Historia continuara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s