watchmen/ Filosofía Dominguera.

perturbado y justo.

Continúa la clase de filosofía/reseña a cargo de el invitado especial José Manuel Arias.

El Comediante: cínico, egoísta y sádico. Vamos, ¿para qué negarlo? Este tipo me agrada, y viéndolo bien es el vaso comunicante de toda esta obra, solo el trascendió de los primeros vigilantes y  llego a esta nueva generación, el representa el pasado, adopta posturas opuestas a las de Rorschach. El código moral de este personaje recibe diferentes calificativos a lo largo de la novela. El Dr. Manhattan lo describe como “deliberadamente amoral” . El comediante es un nihilista, en la primera reunión de los Vigilantes, el propio Comediante se retrata cuando explica que tratar de combatir al crimen organizado no tiene sentido ya que pronto las atómicas caerán como insectos. Pero El comediante no es solo eso, como todos los demás personajes.

El comediante es un tipo apasionado, demasiado quizás. Su apartamento está lleno de recuerdos de Miss Júpiter. El hizo un mal acercamiento, a pesar que entre ellos existía una química real, que desemboco en un intento de violación, los gestos la actriz que le da vida son perfectos, vergüenza fingida,  rabia transable, rabia verdadera, decepción. Este personaje tiene fuego, fuego en las tripas. ¿Que paso con el comediante? Ingreso en un cuerpo elite para hacer el bien, defender al débil, luchar por su País. Que sucede en la vida de un hombre que pierde la sensibilidad moral, creencia en la verdad, belleza, amor o cualquier otro valor o ningún respeto por las convenciones sociales?

Nietzsche describió a la cristiandad como una religión nihilista porque evadía el desafío de encontrar sentido en la vida terrenal, y que en vez de eso crea una proyección espiritual donde la mortalidad y el sufrimiento eran suprimidos en vez de transcendidos. Nietzsche creía que el nihilismo es un resultado de la muerte de Dios, e insistió en que debía ser superado, dándole de nuevo significado a una realidad monista. Estas preguntas no son nada nuevas.

El nihilismo nos enseña que existe un proceso en la conciencia del hombre occidental que es resultado de la duda y la desorientación, lo que trae como resultado la negación de todos los valores vigentes y que traería como punto de partida una nueva valoración: es el momento de la intuición, que queda expresada en la voluntad de poder, y es el hombre como responsable de la destrucción de los valores o de la muerte de Dios, quien descubre, al mismo tiempo, la voluntad de poder, e intuyendo la voluntad como máximo valor; así se abre camino a unos nuevos valores. Estas seis líneas pueden servir (como sirvieron) para la eliminación física de 60.000.000,00 de personas o para descubrir una nueva fuerza interna luminosa de agradable hedonismo libertario.

El comediante, el día de su entierro aparece en los recuerdo de cada uno de nuestros vigilantes y a cada uno le plantea su visión.

EL Comediante era alguien que podía ver los hilos que nos manejan y creía que el mundo era un escenario o una broma, luchar no tenía sentido, las fronteras entre el bien y el mal no existían y la hipocresía y la manipulación son la norma y si él lo hacía era por la satisfacción personal de saciar ese fuego en el cuerpo y todo ello en nombre del sueño americano, por lo que decidió convertirse en una parodia, un reflejo de la vida, un “Comediante”. Siendo el único que comprendía al mundo con tal claridad, estaba solo. -Pero no hay refugio. Y el futuro nos mira como un tren expreso-. Blake comprendía. Lo trataba como una broma, pero comprendía. Vio las grietas en la sociedad. Vio a los hombrecitos enmascarados tratando de sujetar todo en su lugar. Vio el verdadero rostro del siglo XX y optó por transformarse en un reflejo, una parodia. Nadie más reconoció la broma, así que estuvo solo.

Pero nuestro duro personaje llora y pide perdón a su mami, y en su tremenda soledad lo más cercano a un confidente es su archienemigo por décadas. ¿Habrá algo peor que el asesino de la madre de tu hijo nonato?

Ozimandias: Es el hombre más inteligente del mundo, su poder radica en saber con antelación cada uno de tus movimientos. Es un idealista megalómano, «toda la motivación de Ozimandias consiste en impedir el fin del mundo» que busca en el pasado inspiración a fin de utilizar mejor su intelecto para ayudar a la humanidad. Veidt idolatra a Alejandro Magno y a Ramsés II, cuyo nombre en griego adopta para su identidad secreta. Tiene una visión utilitarista del mundo que establece que la moralidad de cualquier acción o ley viene definida por su utilidad para los seres sintientes en conjunto. Esta misma visión, la vemos en la película yo, robot con Will Smith, donde este odia los robots porque lo salvan a costa de la vida de una chiquilla, tomando la decisión más lógica.

Los puntos de vista de Ozimandias se reafirman al final de la obra: a pesar de que sus planes precisaban de la muerte de millones de personas (y de un centenar de artistas y científicos de talento, además de su amada mascota genéticamente alterada), los demás aventureros acceden a guardar silencio, Ozimandias tiene poder real, es efectivamente mortal, capaz de manipular la mente del Dr. Manhattan; la verdad esconde su cara, ante el instinto de supervivencia. La vida es el todo, sobrevivir es fundamental, Únicamente Rorschach se resiste a transigir: su fidelidad a sus principios acaba con su muerte a manos del Dr. Manhattan.

Ni siquiera su dedicación filantrópica, sus inventos, ni su gigantesca empresa multimillonaria pueden saciar sus ansias de grandeza. Este punto de vista único le permite mantener un pensamiento desalmado por la vida de la gente “común” (aunque luego admite ante el Dr. Manhattan su responsabilidad por soportar tan enorme culpa, claro es muy fácil decirlo cuando el muerto no eres tú). Ozimandias nos envilece, nos quita algo fundamental, nos roba el alma, nos quita el libre albedrio, todo con el fin de salvarnos de nosotros mismos, hace llorar al comediante que a pesar de odiar el mundo mantiene un contacto visceral con el, Ozimandias vive en una soledad infinita, quisiera ser un Dios intocable y al final casi lo logra y después de salvar al mundo, se queda sentado solo en su trono de mierda. Si el Dr. Manhattan es visto como Dios, entonces Ozimandias puede fácilmente ser comparado como el aspecto apolíneo de la filosofía de Nietzsche.

En esta novela, tal cual como lo concluyo el autor citado, se da el triunfo de lo apolíneo sobre lo único real, lo dionisíaco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s